Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Textos impecables: normas básicas de la tipografía

Elección del tipo de letra.

Actualmente existen miles de tipos de letra distintos. Cualquier usuario puede tener a su alcance algunos centenares (los que vienen incluídos con los programas comunes.) Aunque la elección de la tipografía para un documento es una cuestión en buena parte de gustos personales (y de modas), existe consenso entre los especialistas en una serie de puntos básicos. El de la tipografía es un mundo fascinante, y en Vigital le hemos dedicado una cuidada sección.

Si lo que queremos es un texto fácilmente legible, debemos descartar letras muy ornamentadas o decorativas. Éstas deben reservarse para usos especiales (carteles, títulos, iniciales, logotipos...) El cuerpo del texto debe componerse con letras discretas y fácilmente legibles (pero también refinadas y agradables a la vista.)

Las letras que se suelen considerar idóneas para el cuerpo de texto son las serif y las de palo seco -o simplemente sans- en sus diferentes variantes.      

Existen miles de tipos de letra digitales disponibles y existe toda una clasificación que conviene conocer. Podemos encontrar mucha más información sobre estas cuestiones en diferentes páginas web y libros.

      El tamaño más corriente para el texto normal está entre los 10 y 12 puntos. Un punto equivale a 1/72 de pulgada. Si diseñamos una composición con múltiples columnas estrechas, se puede reducir el tamaño a 8 ó 9 puntos. Si usamos papel de gran tamaño o carteles, podemos aumentarlo proporcionalmente. Por lo que se refiere a los encabezados, títulos y subtítulos, no hay reglas fijas, pero suelen aplicarse tamaños que sean del orden de un 20% superiores o inferiores al del texto, y aplicar cambios de estilo donde convenga (negrita o cursiva.) Esto significa que para un texto a 10 puntos, un subtítulo de tamaño razonable podría tener unos 12 puntos. Si el texto es mayor, a 12 puntos, el subtítulo debería aumentarse a 14-14,5 puntos. Reglas principales para la composición tipográfica (y errores más comunes.) Estos son algunos mandamientos que deberían seguirse. ¡Siempre! Muchos errores que se cometen derivan de aplicar la práctica de la mecanografía tradicional (con muchas limitaciones) a los programas de tratamiento de textos, que son mucho más flexibles. Recordemos: Debe usarse un tipo de letra apropiado para el cuerpo de texto, y a un tamaño que haga confortable la lectura. El tamaño por defecto de muchos programas es de 12 puntos, tal vez un poco grande para texto impreso, aunque está bien para pantalla. Para documentos impresos, resulta más profesional e invita más a leer un tamaño de 10 a 11 puntos (o tal vez 10,5 puntos.) No deben mezclarse muchos tipos de letra distintos en cada página. El aspecto será caótico -o parecerá un catálogo tipográfico. "Demasiados" en este caso son un máximo de 4 tipos de letra diferentes, incluidas las cursivas.
Valores más corrientes para el interlineado.
%interlineado 120% 130% 140%
Texto a 8 pt 9.5pt 10.5pt 11pt
Texto a 9 pt 11pt 12pt 12.5pt
Texto a 10 pt 12pt 13pt 14pt
Texto a 11 pt 13pt 14pt 15.5pt
El interlineado es otra importante característica del texto. Muchos programas tienen la opción de "doble espacio" o "espacio y medio". Es mejor no utilizarlos. Todos los programas de procesamiento de textos permiten establecer un valor exacto para el interlineado: ved la tabla de valores recomendados; valores demasiado pequeños o excesivamente grandes dificultan la lectura. La diferencia entre un texto mal ajustado (o que emplee el horroroso doble espaciado) y un texto correctamente interlineado es tan grande como entre la noche y el día.

Normalmente, un interlineado del 120% al 140% del tamaño del texto suele ir perfectamente. Esto significa que para texto a 11 puntos el espacio entre líneas base de dos líneas consecutivas debe estar entre 13 y 15 puntos, aproximadamente.

Cuidado con la alineación del texto . No creáis que el texto con justificación completa es más profesional. Echad un vistazo a cualquier publicación impresa. Os sorprenderá ver que, de hecho, se utiliza también mucho la alineación a la izquierda. Es la opción que obtiene una mejor distribución de las letras en cada línea, sin espacios en blanco o sin alterar el interletraje. Las otras opciones -alineación a la derecha y alineación centrada- deben utilizarse exclusivamente para textos cortos (citas, títulos, resúmenes...) puesto que hacen difícil la lectura. Separad los párrafos correctamente. Esto es muy importante, no sólo estéticamente, sino también para evitar problemas con todo el texto. Los párrafos no deben separarse nunca con dos retornos de carro. Nunca. Deben utilizarse las opciones de párrafo del procesador de textos o editor de textos (en Word, por ejemplo, se especifican en este cuadro de diálogo que aparece en Formato | Pàrrafo). Aquí se especifican los interlineados, sangrías, separación entre párrafos, control de párrafos consecutivos... y es una parte vital para que el documento tenga un aspecto correcto.
opciones de párrafo

Para señalar el principio de un nuevo párrafo en el texto, hay dos opciones, que son mutuamente excluyentes. No deben usarse las dos (pero tampoco ninguna de las dos.):
  1. Sangrar la primera línea. El valor más usado entre los profesionales es de 1 em, una medida que equivale al tamaño de la letra, medido en puntos: si trabajamos a once puntos, 1em son once puntos para el sangrado (aproximadamente equivale a tres espacios.) Una sangría de un centímetro o más es una exageración y queda fatal. Este es uno de los errores más comunes al escribir textos.  El primer párrafo suele dejarse sin sangría, porque ya se ve bien donde comienza.
  2. Dejar un espacio extra entre los párrafos consecutivos, sin aplicar sangría a la primera línea. Esta separación se obtiene indicándolo en las opciones de párrafo del procesador de textos, no con retornos de carro adicionales.
Insistimos: La sangría en un párrafo no debe aplicarse con un golpe de tabulador ni con espacios extra. Utilizad la opción del formato de párrafo correspondiente y especificad un valor exacto, normalmente de 1em. Nunca se debe subrayar el texto. Otro error muy común. Para enfatizar una parte del texto, se debe recurrir a la letra negrita o la cursiva. El subrayado es un viejo hábito de la época de la mecanografía mecánica. Se utilizaba con la máquina de escribir porque era la única forma de destacar una sección del resto del texto. El texto subrayado sólo es admisible cuando la letra simula una máquina de escribir antigua. Para tener un espaciado entre palabras y un interletraje óptimos, debe activarse la opción de separar con guiones. En Word, se establece en Herramientas | Idioma | Guiones. Activar esta opción es especialmente importante cuando se trabaja con columnas estrechas de texto y cuando se quiere justificar. No debe componerse texto sólo en mayúsculas. Puede hacerse para títulos, carteles... pero no es admisible para largos pasajes de texto. Es más difícil de leer y parece que GRITAMOS. Si realmente queremos un pasaje todo en mayúsculas, o debemos escribir unas siglas, es mejor usar letras versales o "small caps". Y, sobre todo, tened presente que determinadas letras nunca deben utilizarse en forma de todo mayúsculas; particularmente, las letras caligráficas y las muy ornamentadas.

Detalles profesionales.

Algunos errores que se comenten a menudo y pueden evitarse fácilmente:

  • Después de un punto, marcad un espacio, no dos. En los listados como este, en lugar de los muy vistos guiones, optad por un punto o algún elemento gráfico: un pequeño cuadrado, un rombo, un triángulo...
  • Esto es importante para el texto escrito: no deben utilizarse las comillas del teclado (", '). Las comillas tipográficas correctas son de esta forma: "estas comillas curvadas" o «estas comillas francesas».
    Carácter Combinación
    ' Alt + 0146
    ' Alt + 0145
    " Alt + 0147
    " Alt + 0148
    « Alt + 0171
    » Alt + 0187
    El problema está en que no figuran en el teclado. Las combinaciones necesarias figuran en la tabla adjunta. Por suerte, la mayoría de programas corrigen automáticamente este detalle, y es suficiente con teclear las comillas normales del teclado para que aparezcan las tipográficamente correctas. También es cierto que en las páginas web no suele haber tanto control tipográfico y a menudo aparecen las comillas "incorrectas" porque son mejor reconocidas por diferentes sistemas operativos.
  • Si vuestro texto contiene una cierta cantidad de cifras, procurad utilizar un tipo de letra con cifras de caja baja (estilo antiguo), puesto que combinan mejor con un texto normal, con mayúsculas y minúsculas. Las tipografías que incorporan este tipo de cifras suelen llevar la terminación "osf" en su nombre (de oldstyle figures.) Con texto todo en mayúsculas, por ejemplo, en un cartel o portada, suele recomendarse utilizar cifras normales.