Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Taller avanzado de creación tipográfica

Esta página, junto con la primera parte del taller,  no es un manual bien estructurado, sino más bien un conjunto de ideas interesantes para la creación de tipografías originales o modificación de éstas. Nos basamos en las indicaciones generales de la página anterior y la proponemos como un complemento con sugerencias mucho más concretas. Es necesaria, pues, una cierta familiaridad con los programas necesarios, para desarrollar estas ideas.

Ideas y trucos útiles para crear una fuente digital

  • Un poco de imaginación a la hora de dibujar las letras... Uno no tiene porque limitarse al bolígrafo o la pluma... pueden emplearse ceras o crayons, lápices, pincel y tinta, rotuladores, bastoncillos de algodón con tinta, los dedos, tiralíneas, recortar papel o cartulina...
  • Si preparamos una fuente con caracteres muy grandes y gruesos, (o dibujos con muchas áreas negras) no es necesario llenar todo el trazo de negro. Podemos dibujar sólo el contorno y llenarlo dentro del programa de dibujo, una vez escaneado.
  • Suavizar las formas durante el calcado. Los programas de vectorización permiten ajustar la precisión del proceso; jugando con estos controles se puede llegar a un resultado óptimo para cada proyecto.
  • Eliminar puntos de anclaje excesivos. Es importante que el vector de cada carácter no tenga excesivos nodos, porque de otra manera se perjudica el aspecto y aumenta la complejidad de la fuente, los requerimientos de memoria, etc. Procuremos que el número de nodos sea el mínimo posible para definir la forma: por ejemplo, una forma ovalada precisa sólo cuatro nodos.
  • Probar cómo ha salido. Para controlar el producto, se puede probar una impresión a diferentes tamaños y cómo se ve en pantalla, preferiblemente con suavizado de los contornos en pantalla ("anti-aliasing").
  • Añadir acentos o caracteres especiales: un programa de creación tipográfica puede resolver un problema común en muchas fuentes -share o freeware que se pueden obtener de mil sitios: la falta de caracteres especiales, tales como los acentos, la ç, la ñ, etcétera. Hay diversas formas, una de ellas consiste en copiar y pegar por ejemplo la "a" en las posiciones de la á, á, ä... , la "e" en las posiciones de é, è, ê....y a continuación copiar los acentos para colocarlos sobre todos los caracteres con acento agudo, grave...
  • Si queremos dibujar directamente en pantalla los caracteres, muchos programas de dibujo vectorial ofrecen útiles magníficos, como las plumas caligráficas (con un control preciso sobre el ángulo que forman con la línea de base y el grosor del trazo); incluso a partir de un dibujo lineal simple, se puede elegir posteriormente un trazo grueso. No resulta difícil trazar con el ratón, pero si se tiene una tableta digitalizadora puede ser mucho mejor.
  • Dibujar los caracteres siguiendo el orden del mapa de caracteres. Este es el orden que figura en este gráfico. Así ahorramos mucho trabajo a la hora de asignar los signos a la posición correspondiente dentro de la fuente.

Utilizar el escáner.

En la página sobre el escáner de la sección de diseño gráfico ya hemos explicado lo más esencial del proceso de captación de imágenes. Debemos añadir algunas ideas interesantes aquí. Respecto de la resolución aconsejable, algunos creadores de fuentes utilizan la mínima (72 dpi, semejante al monitor), y adquieren caracteres dibujados a gran tamaño(digamos de más de 5 cm. de altura). De esta manera no se captan demasiados detalles, que realmente no interesan, porque no se convierten en otra cosa que irregularidades; se capta más bien la forma general de la letra. Es una opción a tener en cuenta. En general, resoluciones demasiado elevadas dan más problemas que ventajas.

Si bien las letras se van a utilizar como gráfico en blanco y negro, y aunque nuestro punto de partida sea ya un dibujo en blanco y negro, es mejor no escanear directamente en blanco y negro; es mucho más aconsejable escanear en niveles de gris, porque se capta mucho mejor la forma, sin descartar información que inevitablemente se pierde en la modalidad de blanco y negro. A continuación, una vez adquirida la imagen, aplicamos un nivel de contraste/brillo aceptable y guardamos como mapa de bits de 1 bit (blanco y negro.) Si el resultado aún tiene contornos irregulares, podemos probar de definir más la forma aplicando un leve desenfoque y a continuación contrastar de nuevo la imagen para que este contorno suavizado quede mejor definido.

Vectorizar.

Al vectoritzar, igual que durante el escaneado, exactitud y calidad no son precisamente sinónimos. Si las opciones de la aplicación que utilizamos para vectorizar intentan ajustar un contorno con elevada sensibilidad, acabamos con un vector con demasiados puntos de anclaje. Esta situación debe evitarse, porque empeora la forma de los contornos de las letras, además de añadir complejidad innecesaria al fichero de la fuente.

¿Cómo se pueden obtener contornos vectoriales más limpios -con sólo los puntos de anclaje imprescindibles? Una forma es configurar la aplicación de calcado vectorial (CorelTrace o Streamline, por ejemplo) para que calque la forma del vector con una menor sensibilidad, descartando así pequeñas irregularidades y manteniendo, en cambio, la forma mediana más regular de cada tipo.

Otra posibilidad es limpiar el resultado del calcado vectorial. Esta opción está disponible en Streamline, Freehand o Fontographer de forma rápida y sencilla. Una opción llamada algo así como "clean up paths". Con estas indicaciones no será difícil llegar a unos vectores para los caracteres de las fuentes con el mínimo número posible de puntos de anclaje. Evidentemente, el número necesario depende sobre todo del tipo de contorno. Una letra sencilla, geométricamente simple, requiere pocos nodos; una letra con contornos irregulares o un dingbat exige más. En cualquier caso conviene asegurarse de que no hay un exceso.

Finalmente, la forma más efectiva y radical de controlar la calidad del vector es ¡prescindir del auto-calcado! Basta abrir la imagen de bitmap como referencia y con la pluma ir colocando puntos de anclaje, decidiendo su ubicación de uno en uno. Para proyectos profesionales, ésta es una forma de obtener resultados excelentes. Pero si lo que queremos es crear una tipografía sin complicarnos la vida, podemos olvidarlo...

Plantilla para crear caracteres.

Veamos las pautas para preparar una página maestra para crear los caracteres en un programa de dibujo tal como CorelDraw. Es recomendable que las dimensiones de la página sean de 720 x 720 puntos para situar los caracteres. ¿Por qué? Con estas dimensiones, nos aseguramos que los detalles que figuran en los contornos de la fuente se traducirán en forma correcta al imprimir o en pantalla. En esta página situamos el origen de coordenadas (de las reglas) en el punto (30, 30) contando a partir de la esquina inferior izquierda.  Ahora necesitamos unas líneas guía para dibujar las formas de las letras de forma proporcionada. Si colocamos algunas letras de muestra de una tipografía normal (algo discreto y simple como Helvetica o Arial sirve en este caso), y las escalamos de manera que ocupen entre la mitad y 2/3 de la altura disponible, podemos utilizarlas para situar con precisión las líneas guía, según mostramos en el gráfico siguiente:

plantilla de coreldraw

Las letras de muestra pueden ser por ejemplo "x p b M O l". Fijémonos que hay una altura máxima (la de los trazos ascendentes de la b y la l, que en algunas fuentes, supera ligeramente la altura máxima de las mayúsculas) y una valor descendente que corresponde al trazo inferior de la p. Por otra parte, la altura normal de las minúsculas corresponde a la altura de la "x". Colocando estas guías ya tenemos una pauta proporcionada para dibujar los caracteres. Aprovechando la opción de capas del programa de dibujo, estas letras de muestra y las guías pueden estar situadas en una capa al fondo, en un color claro que no moleste y haciendo la capa visible, pero no editable. Si guardamos este documento ya tenemos un molde para colocar los caracteres que formaran la tipografía. En los programas que tienen opción de páginas múltiples, como CorelDraw o Freehand, conviene ir creando una página adicional para alojar los diferentes símbolos. Al guardar, para no crear un archivo gigante, podemos separar las minúsculas, las mayúsculas y otros símbolos en sendos archivos. Estas plantillas sirven para crear los caracteres, aprovechando las potentes herramientas de los programas de dibujo. Con CorelDraw incluso se pueden exportar directamente los caracteres dentro de una fuente TrueType o Type 1.

Pasar los símbolos del programa de dibujo al editor de fuentes.

Si tenemos un programa capaz de editar fuentes (Font Creator, Font Lab, Fontographer, Softy, Scanfont...) los contornos vectoriales que vamos creando sirven para incorporarlos directamente a la fuente. Una forma sencilla es crear los diferentes símbolos y guardarlos temporalmente en un fichero en formato de Adobe Illustrator (versión 5) o EPS, por ejemplo con el nombre simbol.eps o simbol.ai. Sugerimos este procedimiento: al acabar un símbolo, se selecciona y se arrastra a la ventana donde tenemos el fichero simbol.eps (o simbol.ai). Guardamos este fichero. En el programa editor de fuentes, vamos a la posición del carácter de que se trate, y vamos a la opción importar | eps. Seleccionamos el fichero que hemos guardado como simbol.ai (si es preciso, habrá que seleccionar la carpeta donde se encuentre), y ya tenemos el símbolo dentro del espacio que corresponde al carácter de la fuente. Ahora podremos hacer los retoques en la posición necesarios, invertir la dirección de los contornos, etc... ¿Qué es invertir la dirección de los contornos? La cuestión puede ser larga de explicar. Cuando un símbolo está formado por formas incluídas una dentro de otra, por ejemplo en la O (dos elipses), la dirección de los trazos vectoriales ha de ser la correcta; si no, pueden surgir problemas a la hora de visualizar la fuente en determinados programas. Algunos editores de fuentes muestran toda la forma en negro si no se ha corregido este tema; la solución es fácil, con una opción tal como "reverse contours" o "correct path direction".

Pasar de una línea a un contorno cerrado.

La primera O no sirve como elemento de una fuente digital ya que es una línea simple, sin relleno. En la segunda forma hemos ensanchado el trazo creando dos objetos combinados, y ya puede utilizarse como carácter

Con un programa de dibujo vectorial, una línea puede tener un ancho variable. Dibujar una línea sola es, evidentemente, más sencillo que crear toda una serie de contornos. Por ejemplo, una O puede ser una sola elipse. Haciéndola en forma de contornos cerrados, hacen falta dos, combinados en un objeto compuesto, para que se vea el orificio central. ¿Por qué, entonces, no utilizar directamente líneas gruesas? Hay un problema: cada carácter ha de ser al menos un contorno cerrado, o una combinación de diversos contornos cerrados. Por tanto, por gruesa que dibujemos la línea en el programa de dibujo, no sirve. En términos de los caracteres de una fuente, es indiferente el grueso que tenga. Existe una solución sencilla que tienen muchos programas de dibujo, que consiste en "ensanchar el trazo" (expand stroke) creando un contorno del ancho deseado. Este truco sirve, además, para crear versiones de diferente grueso a partir de una colección de formas básicas.

Aprovechar los pinceles vectoriales

pinceles vectorialesProgramas como Illustrator tienen unos interesantes efectos de pincel artístico que se aplican a los trazos. ¡Algunos de estos pinceles parecen haber sido diseñados para la creación de fuentes! En especial para fuentes de estilo caligráfico. Basta con crear una forma sencilla con la pluma o cualquier otro útil de dibujo del programa y aplicar el estilo de pincel deseado. El problema que surge aquí para pasar a la creación de caracteres tipográficos es el mismo que comentamos en el punto anterior. Estos pinceles, por bonitos que sean, siguen siendo a todos los efectos trazos simples y no son, por tanto, aptos para crear un glifo. La solución está, de nuevo, en el filtro de expandir el trazo. Además, si guardamos el fichero con todos los contornos convertidos de esta manera, evitamos problemas de compatibilidad con otros programas, y se mantendrán las formas adecuadamente al pasar a un programa distinto.

Diferencias entre contornos cerrados y líneas simples con un estilo de pincel "natural". Sólo si se convierte el trazo a una forma cerrada, con la opción de expand stroke es aprovechable como carácter para una fuente. De las tres A, sólo sirve la tercera, la de la derecha. Tiene un número elevado de puntos de anclaje, porque el contorno, simulando el trazo de un pincel, es bastante complejo.

Pinceles caligráficos.

Los mejores programas de ilustración vectorial incluyen diferentes estilos de pincel caligráfico que son idóneos para la creación tipográfica. Este tipo de pinceles se utiliza con toda facilidad: no tienen ningún secreto, ya que se basan en la forma natural de los pinceles caligráficos, con punta ancha. Al aplicar el trazo formando un cierto ángulo con la línea de base, por ejemplo de 45º, los trazos verticales serán más gruesos, mientras que los horizontales serán mucho más estrechos, ya que se dibujan con el canto de la pluma, mucho más fino. De este modo, una vez se ha definido el tipo de pincel caligráfico en el programa de ilustración (o bien se ha optado por una de las muchas opciones preestablecidas), los movimientos del ratón o el dispositivo de entrada simulan la pluma: trazos más anchos o más finos en función de la dirección que tomen.

Este tipo de pincel merece una investigación, porque encierra muchas posibilidades; incluso aplicándolo a dibujos lineales previos. En cada programa funcionan de manera ligeramente distinta; en algunos casos se manejan directamente como trazos cerrados, y en otros simplemente son una variación de la forma del contorno vectorial. En este segundo caso se pueden aplicar a cualquier objeto abierto o cerrado.

Combinación de formas.

Una herramienta muy útil para la creación de fuentes es el conjunto de filtros de unión, intersección, recorte... de formas vectoriales que incluyen los programas de dibujo. Dado que una letra está formada por elementos que, con ciertas variaciones, se repiten de carácter en pathfindercarácter, incluso se puede crear un alfabeto completo en plan  Frankenstein , combinando partes de diferentes caracteres, y empleando los filtros de combinación de formas para obtener los resultados deseados. Illustrator es uno de los programas que mejor organizados tiene este tipo de filtros, en una cómoda paleta que denominan Pathfinder o Buscatrazos.

Con esta y otras herramientas, crear y modificar formas vectoriales en un programa de dibujo es tal vez más aconsejable que emplear las propias del programa editor de fuentes, porque no son ni de lejos tan intuitivas o potentes como las de una buena aplicación de ilustración vectorial. El método será, entonces, el descrito más arriba: crear un dibujo AI / EPS en el programa de dibujo e importarlo en el editor de fuentes para incorporarlo.

Se puede alterar la forma del contorno vectorial con diferentes filtros que permiten obtener formas derivadas más irregulares o modificadas de mil maneras, de forma configurable por el diseñador.

Aplicar efectos especiales a los contornos.

Cuando se crea una fuente, a menudo interesa desarrollar una familia de fuentes relacionadas: las versiones negrita, cursiva, variantes condensadas o expandidas, versiones vacías o con sombra... todos estos efectos se pueden conseguir en bloque para un conjunto de caracteres, en los diferentes programas implicados en el diseño tipográfico.

Por otro lado, en determinados tipos de fuentes, ¡los contornos lisos y regulares son lo opuesto a lo que se pretende conseguir! Por ejemplo, si queremos una letra que simula un impreso de imprenta antigua, esperamos que los contornos tengan una cierta irregularidad. Y en determinados proyectos, queremos formas especiales que están muy alejadas de las formas geométricas simples de una fuente de texto.

Existen diferentes alternativas para crear formas y efectos especiales en los caracteres. Sirven tanto efectos que se pueden aplicar a la imagen escaneada que utilizamos como referencia (un mapa de bits), como los efectos que se aplican a los vectores que constituirán los caracteres de la fuente digital. Este segundo tipo de efectos se puede conseguir bien dentro del programa de dibujo como, en algunos casos, dentro del propio editor de fuentes. Veamos algunos ejemplos de lo que se puede hacer a estos diferentes niveles:

Filtros de mapa de bits.

Partiendo de una forma básica de una fuente (o bien de una fuente preexistente que estemos autorizados a modificar) podemos aplicar filtros como los que incluyen Paintshop o Photoshop. La manera es escribir un texto con una parte o la totalidad de los caracteres del juego que forma una tipografía, dentro del programa de pintura elegido y aplicar los filtros convenientes. A continuación, se guarda la nueva imagen para vectorizarla y crear con ella una nueva fuente. Una idea muy empleada para fuentes estilo "grunge", letras informales que recuerdan los carteles callejeros, escrituras improvisadas y rápidas con trazos enérgicos y expresivos, con sensación de movimiento, desgaste, superposición...

Filtros vectoriales.

Programas como Freehand o Illustrator permiten modificar la forma de los contornos para hacerlos menos perfectos, menos lisos. Con estas opciones podemos pasar de una forma técnica, impecable, a otra mucho más semejante al trazado manual o a un contorno desgastado por el uso. La ventaja de los filtros vectoriales es que el producto obtenido está un paso más adelante en la "cadena de producción" de la fuente: ya se pueden incorporar directamente los resultados dentro de los caracteres de la fuente que estamos creando.

 Filtros de los programas editores de fuentes.

Mención especial merecen los filtros de modificación que incorporan los programas dedicados de creación de fuentes. Incluyen utilidades para facilitar la creación de la versión cursiva y negrita de una fuente y pueden aplicarse en bloque a todos los caracteres. También se pueden intentar diferentes operaciones rápidas y sencillas de escalado, rotación, desplazamiento... Y en el programa FontLab incluso encontramos una serie de opciones especiales para distorsionar los caracteres (filtros que llaman bold, outline, 3d extrussion, 3d rotate, college, shadow, random move of nodes, envelope y gradient ). Aquí tenemos dos ejemplos, sacados de una versión de prueba del programa (extrusión y sombra, respectivamente.) El interés que tiene crear una fuente con determinados tipos de efecto, como una sombra o un efecto tridimensional, no es tanto el de evitar producir el efecto en cuestión con un programa capaz de hacerlo (esto es hoy cosa muy sencilla), como el de disponer de una tipografía con el aspecto deseado, directamente utilizable desde cualquier aplicación.