Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Taller: dibujo vectorial 2

Este artículo presenta una nueva colección de ideas y trucos para los programas de ilustración vectorial. No se trata de instrucciones paso a paso -para eso ya están los manuales y libros de referencia disponibles- sino de consejos prácticos y abiertos a la experimentación.

La evolución de los programas de ilustración

Al mirar viejos folletos promocionales de Adobe Illustrator 3 y de CorelDraw 3 (programas aparecidos hacia 1990-92), uno se da cuenta de que buena parte de la funcionalidad de esos programas ya estaba ahí desde un principio. Muchas versiones se han ido sucediendo desde entonces. ¿Qué mejoras se han incorporado a lo largo del tiempo? ¿Qué nos aporta un buen programa de ilustración vectorial para realizar proyectos profesionales e ilustraciones de calidad?

Estos programas tienen un nicho más o menos definido en el mercado y no suelen competir entre sí en el 100% de sus principales prestaciones, aunque con cada nueva versión toman nuevas posiciones y existe la tendencia a copiar (y mejorar si es posible) las cualidades de la competencia. Últimamente vemos una tendencia a desarrollar capacidades mixtas de edición vectorial/bitmap, un mejor enfoque hacia la creación de gráficos para la web, Flash incluído, y a añadir herramientas creativas muy sofisticadas, tales como pinceles naturales, todo tipo de texturas y transparencias y efectos de lente sofisticados.

Autocalcado y efectos especiales

La función de autocalcado o autotrazado es muy versátil y permite obtener efectos visuales que van más allá de su misión original. En un artículo separado tratamos algunos detalles del proceso de vectorización de imágenes. Aquí veremos algunas ideas relacionadas.

Si aplicamos el autotrazado a un gráfico de escasa resolución es posible obtener unas formas que son una pobre caricatura del original. En determinados casos esto es un desastre, pero para otros proyectos puede ser algo bueno. Por ejemplo, si calcamos una muestra con letras, podemos obtener un interesante versión deformada de los caracteres, con el añadido de ser escalables.

Esta misma distorsión inherente a determinadas imágenes nos puede proporcionar una versión diferente de aquéllas, semejante a lo que obtenemos con ciertos filtros de efectos especiales, pero en versión vectorial, de modo que se puede incorporar a cualquier proyecto con independencia de sus dimensiones. En el ejemplo adjunto, una imagen familiar ¿o no? se ha convertido en una especie de curioso grabado al linóleo mediante la vectorización.

Cuando se debe añadir un fondo de estilo fotográfico a una imagen de Flash puede ser una buena idea convertir una imagen a vector y simplificar este al máximo. Así, dispondremos de un fondo al tamaño que necesitemos y el tamaño del fichero flash no se verá aumentado significativamente. Puede funcionar muy bien para fondos relativamente simples, como por ejemplo un paisaje con un cielo, nubes y montañas sin mucho detalle.

Preparación de elementos para la web

La naturaleza de los programas de ilustración los hace idóneos para preparar prototipos de páginas web que incluyan todos los elementos necesarios, tales como botones, gráficos de navegación e iconos, logotipos, banners... sin temer los efectos que pueda tener una decisión de cambiar el tamaño de alguna parte. Todo es instantáneamente escalable y modificable sin problemas.

Por ejemplo, crear una interfaz al estilo de fichas es extremadamente sencillo (aunque ya estén muy vistas, si se hacen discretas, las fichas aún son un sistema atractivo e intuitivo para establecer la navegación.)

Los botones con efectos tridimensionales tampoco revisten dificultad alguna. Y con los efectos de transparencia de que son capaces muchos programas, menos aún. Si bien no faltan colecciones de clipart con elementos de este tipo listos para usar, a menudo es tan fácil crear una versión a medida partiendo de cero que se ahorra tiempo al crearlo directamente en lugar de emplear la versión ya preparada.

Expansión y modificación de contornos

Los contornos de un vector, por si mismos, tienen opciones muy limitadas. Común a todos (o casi todos) los programas sólo tenemos la opción de trazos básicos con un grosor a elegir; extremos redondeados, cuadrados o con un remate cuadrado; línea continua o discontinua, y esquinas en bisel, redondas o cuadradas. Algunos programas ni eso.

Luego existen soluciones propias de programas concretos, como los "pinceles caligráficos" o "pinceles artísticos" de los que hablamos algo más adelante. El problema principal de estas variantes está en la conversión a un formato diferente. La solución puede estar en convertir el trazo a contorno cerrado. Esta opción, presente en la mayoría de aplicaciones, tiene otras posibilidades:

  • Crear caracteres de una tipografía o un logotipo. El sistema está explicado en detalle en la sección de tipografía. Esencialmente dibujamos los trazos simples, sin cerrar, les aplicamos el grosor y tipo de trazo deseado y finalmente convertimos a formas cerradas.
  • Preparar contornos rellenos con una trama, un degradado u otros efectos especiales. Esta opción puede aparecer en algunas de las nuevas versiones de los programas, pero si no fuera posible, se puede resolver por el método de expansión del contorno.
  • Aprovechar un trazado básico, fácil de dibujar, para obtener versiones con más relleno, o para modificarlo de diferentes formas.

Pinceles y contornos

Los pinceles caligráficos son una de las herramientas más atractivas de los programas de ilustración. Imitan a la perfección el trazo que obtenemos con una pluma que forma un cierto ángulo con la línea horizontal. Lo más interesante de los trazos en un programa de dibujo vectorial, y de los trazos caligráficos en particular, es la posibilidad de experimentar libremente, de forma no destructiva. A partir de un dibujo de base es posible intentar variantes muy distintas con los parámetros del contorno: grosor, ángulo, tipo de esquinas y remates.

Para aplicar diferentes tipos de contorno a un dibujo lineal obtenido por vectorización de una imagen en mapa de bits (por ejemplo, un dibujo lineal escaneado), lo mejor es optar por el método de escaneado de línea central: el resultado es un dibujo formado por líneas sin relleno, listas para experimentar con variantes de tipos de pincel y de contorno.

Una de las variantes más creativas de la ilustración vectorial son los pinceles artísticos. Son la variante vectorial de lo que hacen programas como Painter, pero con un modo de trabajo basado en curvas y líneas vectoriales, con las ventajas que esto implica. Estos útiles se benefician mucho de una tableta digitalizadora, para dibujar directamente de una forma natural.

Un programa pionero fue Expression, en su día un programa de Metacreations. Hoy Expression 2 es un producto distribuído por Creature House y presenta impresionantes capacidades para el creativo gráfico. El programa utiliza Skeletal strokes , una técnica que adapta una forma vectorial, de mapa de bits o una composición, a un contorno vectorial. El sistema es extremadamente eficiente en términos de rapidez y economía de espacio. Hoy encontramos versiones diferentes de esta idea en casi todos los programas profesionales de ilustración vectorial (Illustrator 8-9, Freehand 10, Corel 9-10, Fireworks, Xara X...) Este tipo de programa invita a la experimentación continua. Un dibujo o texto creado con un tipo de pincel se puede modificar instantáneamente hacia versiones que poco tienen que ver con el original, eligiendo una opción de contorno diferente.

tableta Wacom

Aprovechar las tabletas digitalizadoras

Ahora es posible comprar uno de estos periféricos por un precio asequible, y realmente merece la pena si tenemos una cierta habilidad para el dibujo. También son ideales para trabajos de rotulación y creación de tipografías. Una tableta Wacom, por ejemplo, permite aprovechar al máximo los programas de pintura y de dibujo. Se instala en un momento y a partir de entonces las posibilidades que tiene para la creación digital son ilimitadas. Suele incluir un programa de pintura (por ejemplo, mi Wacom incluye el fabuloso Painter, anteriormente de Metacreations, ahora distribuído por Corel.)

El programa controlador de la tableta detecta la presión del lápiz, de modo que genera trazos de grosor variable -tal como haría una pluma o un pincel real sobre el papel, o aplica color y texturas con mayor o menor intensidad. La sensación es de trabajar con medios naturales. Sólo que aquí no hay suciedad, equivocaciones irreversibles o caminos fijos.

Una tableta digitalizadora permite aprovechar mucho mejor las herramientas de dibujo de los programas, en particular los pinceles artísticos y las plumas caligráficas. Así, es el mejor accesorio para un programa como Illustrator o Expression. En realidad, para cualquiera de ellos (Corel, Xara, Freehand, Fireworks...), puesto que todos tienen alguna herramienta de dibujo a mano alzada que se beneficiará de las cualidades de la tableta.

Muchos ilustradores pretenden usar esta herramienta para dibujos que pretenden ser "realistas". Todo es aceptable. No olvidemos que la fotografía tiene pocas limitaciones para el ordenador, y es posible obtener cualquier imagen al momento con una cámara digital. ¿Para qué esforzarse en reproducir de nuevo la realidad de una forma mimética? Bajo nuestro punto de vista, aunque todo es aceptable, creemos que incluso para trabajos más estilizados la tableta gráfica se aprovecha al 100% -por ejemplo, para aplicar unos pocos tonos de color a una imagen formada por un dibujo en blanco y negro, o para dibujar de una forma menos académica, más espontánea y divertida.

Montaje a partir de símbolos

Algunos programas tienen un funcionamiento basado en símbolos. Por ejemplo, Flash se basa de una forma esencial en esta técnica. Un símbolo es un objeto cualquiera del cual el programa guarda una definición en una base de datos interna (normalmente llamada paleta de símbolos.) Cada vez que se reutilice, en lugar de guardar toda la definición de los objetos de nuevo, simplemente se debe guardar una referencia a que se va a usar el símbolo en cuestión. Por ejemplo, para crear toda una multitud de personajes, el programa sólo necesita almacenar la información para uno de ellos.

Las copias del símbolo normalmente pueden editarse de forma más o menos limitada: cambiar de tamaño, rotar, etc. e incluso colorearlos, pero no editar su contorno sin desvincularlos del símbolo maestro.

La ventaja de los símbolos no sólo es la reducción de tamaño final del archivo que los contiene, sino el hecho de que se pueden actualizar todos a la vez cambiando el símbolo maestro. Es decir, funcionan de una forma análoga a los estilos de un documento: se actualizan en una sola operación.

Técnicas de enmascarado, pegar dentro...

Este tipo de técnicas recibe nombres muy diversos, pero siempre consiste en lo mismo. En función del programa, puede hablar de pegar dentro, enmascarar, crear un Powerclip, clip, clipping path... Se trata de una función versátil y muy útil de los programas de ilustración. ¿en qué consiste? Si partimos de dos o más formas, seleccionamos una de ellas y el resto se "pega dentro" de modo que sólo se ve dentro de los límites del primer objeto.

Aplicaciones: Por ejemplo, podemos crear una ventana que deje ver objetos situados en el fondo, sin necesidad de que estos objetos adapten su forma a la de la ventana. Las partes excedentes serán invisibles. De hecho, Illustrator crea sus efectos de tramas, los "hatch effects" con esta técnica.

Es la forma más cómoda de crear "rellenos" especiales para los objetos. Por ejemplo, colocar imágenes de alimentos dentro de un bol de comida.

Si una forma pasa por encima de otra en parte, mientras que el resto está fuera, puede crearse un efecto semejante a la transparencia, utilizando una copia del segundo objeto, cambiando su color y pegándolo dentro de la primera forma.

Si se utiliza una máscara con un objeto de texto (puede ser necesario convertir éste a curvas) se pueden lograr interesantes efectos de texto con un fondo texturado o con la imagen que sea, pegada dentro.

Efectos de lente y superposición

Todos los programas de dibujo vectorial profesionales han acabado por incorporar efectos de transparencia. Illustrator lo ha hecho sólo en su versión 9, ¡pero de qué forma! El problema de la transparencia en formatos vectoriales está en que el lenguaje postscript, el más utilizado, no admite transparencias. Entonces, para crear una transparencia dentro de las limitaciones del lenguaje postscript, se simulan creando máscaras en las zonas de superposición de trazos. Veamos un ejemplo.

Esto no sólo añade complejidad al fichero (mucha más si se superponen varias transparencias a la vez), sino que determinados efectos de transparencia graduada no serían posibles. La forma de solucionar esto es crear una versión en mapa de bits de la zona correspondiente a la transparencia, que se genera en el momento de la impresión o la exportación del archivo.

La transparencia es un magnífico recurso para la ilustración creativa, puesto que hace posibles efectos sutiles y atractivos. A destacar que los formatos de vector para la web permiten transparencias. Así, Flash y SVG permiten crear lindas superposiciones de objetos.

Relacionado con la transparencia tenemos los efectos de lente que ya comentamos en el artículo de entrada dedicado a la ilustración vectorial, con un ejemplo gráfico.

Otras operaciones interesantes son los diferentes modos en que el color de un objeto se relaciona con los de los objetos que tiene por debajo, una opción tomada de los programas de edición en mapa de bits. Así, se puede hacer una mezcla aditiva, según la cual los valores correspondientes de cada objeto superpuesto se suman para dar colores más y más próximos al blanco, o una mezcla sustractiva, con un efecto opuesto. Existen diferentes posibilidades y los resultados son a veces difíciles de predecir. Por ejemplo, Fireworks, un programa muy utilizado tiene nada menos que ¡12! modos diferentes de relacionar el color y tonalidad de un objeto con los que tiene debajo.

Distorsión, moldes y perspectivas

Hablemos con algún detalle de algo que comentamos sólo de pasada en el artículo original: adaptar las formas a un nuevo contorno, distorsionar y adaptar a perspectivas. Esta capacidad no es nueva para ciertos programas (por ejemplo, en CorelDraw está disponible desde las primeras versiones). Básicamente seleccionamos un objeto, y podemos deformarlo, bien aplicándole un molde a elegir entre diferentes modelos, bien de forma más libre, con una serie de puntos de control análogos a los puntos de anclaje del vector. La perspectiva tiene un sentido parecido: deforma el objeto adaptándolo a una perspectiva cónica con uno, dos o tres puntos de fuga. En un instante podemos preparar un objeto con el aspecto que tendría en un espacio real -por ejemplo, una alfombra a partir de un rectángulo. Este tipo de herramientas funcionan de una forma más potente si se dispone de una retícula que sirva de guía, tal como la que ofrece Freehand 9-10. Cualquier objeto puede adosarse a una malla tridimensional que permite crear efectos de perpectiva sofisticados y exactos. Ahora bien, si lo que se pretende es una extrusión del objeto en tres dimensiones puede ser más rápido y cómodo utilizar otras utilidades. Nuevamente, la extrusión en tres dimensiones (con posibilidad de fugar en perspectiva) la ofrece de serie Corel al menos desde la tercera versión. En contraste, para otros programas profesionales esta capacidad está disponible sólo a través de plugins que deben adquirirse por separado. Otras modificaciones relacionadas que pueden aprovecharse para determinados proyectos son el giro en tres dimensiones del objeto y su rotación en molinete o espiral.

Preparación para Flash

Las animaciones Flash, de naturaleza vectorial, han supuesto una nueva demanda de ilustraciones generadas en programas de dibujo. En principio, los programas de ilustración no son capaces de exportar directamente una película Flash con todas sus cualidades de interactividad, animación, etc. pero sí pueden ayudar en la preparación de los símbolos (no olvidemos que las herramientas de Flash son cuanto menos muy peculiares.)

Algunos programas exportan directamente en formato SWF, de modo que puede adquirirse en Flash como si fuera un símbolo o parte de una animación. Si no es posible, Flash admite el resto de formatos vectoriales estándar, como Adobe Illustrator o EPS.