Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Artículos en esta sección:

El Proceso Creativo

por Mattias Konradsson

Introducción

La creatividad y la innovación nos empujan continuamente hacia adelante. Estoy pensando tanto en los avances científicos como el queso cremoso, las filosofías innovadoras "Dejo las cosas para más tarde, luego soy perezoso," y las sandías sin pepitas. Pero pregúntale a un amigo que piense algo creativo al momento y te mirará como si se hubiera comido una copa de helado con prisas. Se trata ciertamente de un proceso difícil de empezar. La creatividad y las ideas no surgen bajo demanda, parece que aparecen cuando menos lo esperamos — como un relámpago que reorienta nuestra mente en direcciones inesperadas, mostrándonos el camino.

Izquierda y derecha

Los expertos creen que nuestras dos mitades del cerebro controlan diferentes "modos" de pensar. Esta hipótesis fue propuesta por Roger Sperry, que ganó el premio Nobel por sus investigaciones en 1981. Los "modos" se dividen a grandes rasgos como sigue:

Parte izquierdaParte derecha
LógicaAleatoria
SecuencialIntuitiva
RacionalHolística
AnalizaSintetiza
Objetiva Subjetiva
Partes El Todo

El cerebro izquierdo (no te hagas ilusiones de grandeza; no tienes dos cerebros) se ocupa del pensamiento lógico, análisis y precisión, mientras que el derecho se encarga de la estética, el sentimiento y la creatividad.

Parece que la mitad derecha es nuestro aliado creativo, mientras que parece que la otra mitad conspire contra nosotros. Las nuevas ideas surgen al romper la norma, al ignorar los límites y los hechos, aventurándose donde nadie ha estado antes, para buscar nuevas galaxias y civi... oh, disculpad.

El cerebro izquierdo, por otro lado, analiza, ordena las cosas, y se recrea en los detalles, por lo general saboteando nuestro pensamiento creativo.

Éstas son malas noticias para aquellos que no han sido agraciados con ser zurdos, ya que esto significa que no tienes un cerebro derecho dominante. Zurdo: diestro en el cerebro, diestro: zurdo en el cerebro. Confuso, eh? Pero antes de que decidas hacerlo todo con la izquierda, escucha lo que voy a decirte.

Utiliza tu cerebro derecho

Básicamente queremos implicar nuestro cerebro derecho y acallar el izquierdo tanto como sea posible.

Recuerda, esto es una fase de brainstorming, no estamos en producción, y las cosas no tienen por que ser perfectamente lógicas en este punto. Necesitamos extraer cosas del cerebro y transferirlo a algún medio más tangible — para encontrar la semilla de la idea que colocará un Ferrari en nuestro garaje.

El truco consiste en aprender a ignorar las reglas, convenciones y lo-que-debe-ser.

Si estás creando arte, simplemente haz garabatos. Si estás escribiendo, sólo anota. Si eres un abogado, cambia de oficio.

Incluso si no tienes idea de lo que estás haciendo, no puedes escapar de tu lado inconsciente. Se mueve de modo misterioso.

Después de un rato, algunas ideas buenas empezarán a emerger. Esto puede que no suceda inmediatamente; a menudo, necesitarás entrenar tu cerebro en este tipo de pensamiento (en especial si eres diestro). Así que persevera. Si las grandes ideas fueran baratas todos seríamos asquerosamente ricos.

Con el tiempo, llegarás a un montón de ideas. Algunas pueden funcionar, otras harían trizas tu reputación.

Un paso atrás

Cuando has estado realizando una tormenta de ideas, el brainstorming, durante un rato, necesitas volver atrás y dejar que las cosas se asienten en tu mente. El sueño es excelente para esto. Mientras sueñas, tu subconsciente irá mascando la información que has encajado, haciéndola más manejable. Al despertar al día siguiente, puede que ya seas capaz de resolver las cosas.

De modo similar cuando has estado trabajando demasiado en un proyecto, es fácil que pierdas la visión lateral. Algo no acaba de estar bien, pero no puedes localizar qué es. Otra posibilidad es que pienses que es perfecto y lo dejas ahí, para ver al cabo de unos días que hay todo tipo de horribles errores. Así que tómate un descanso, relájate y deja al cerebro que haga su tarea.

Trabaja de este modo

Cuando empiezo a escribir un artículo no lo escribo en ningún orden en particular, no me preocupo de la ortografía, gramática o vocabulario. Escribo deprisa y sin revisar. Dejo los detalles para más adelante, puesto que esto relega al cerebro izquierdo. De este modo tengo mi cerebro derecho a toda máquina.

De modo similar, cuando quiero un nuevo gráfico no pienso: "Creo que haré un perro con aspecto triste con pelo rizado." Simplemente tomo el aerógrafo y aplico el spray como un loco (es particularmente divertido ver las expresiones de tus colegas si ven tu trabajo en esta fase), lo paso por un montón de filtros, lo recorto, mezclo y altero por todas partes.

Con este proceso, eventualmente crearás algo en lo que ves una sugerencia de formas o de conceptos que realmente estás persiguiendo.

Cuando miro algunos de mis trabajos artísticos, realmente no tengo casi idea de cómo los creé. Sé aproximadamente cómo lo hice, pero los pasos que tomé para llegar ahí están borrosos.

Reuniones de ¡Sí!

Esta técnica fue descrita en un curso al que recientemente asistí y funciona muy bien.

La idea es tomar un grupo de personas, establecer un tema y dejar que las ideas fluyan. Sea cual sea la idea, todo el mundo debe apoyarla: "¡Sí!"

Esto ayuda a eliminar el temor a ser ridiculizado en el grupo; la pérdida del miedo puede estimularte a rehacer las cosas. Ideas rompedoras e imposibles no sólo se toleran sino que se estimulan. A medida que la gente se relaja, los temas parecen gravitar en torno al sexo, la fortuna y la omnipotencia. Pero estos son conceptos muy comunes y que venden bien, de modo que no te preocupes.

Hasta la próxima

No te deprimas si eres diestro. Los tipos zurdos tienen una esperanza de vida más corta (unos diez años menos) y viven en una sociedad construída para los diestros — lo cual probablemente tiene algo que ver con lo anterior. Aún así, ya sabes: mejor quemarse que evaporarse.

Mattias, que está cerca de ser ambidextro, designa y edita Designspace, un recurso lleno de opiniones para los creadores del web.

[ Este artículo ha sido traducido con permiso de A List Apart y del autor.]