Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Fotografía digital

Las cámaras digitales  comienzan a ser realmente asequibles y son una interesante herramienta para el diseño, en especial para el diseño web, porque en estas condiciones no es precisa una resolución demasiado alta. Las prestaciones de este tipo de cámaras van mejorando constantemente, y existen ya modelos de precio y características muy variables. Las más económicas trabajan a resoluciones menores, pero aún así son aptas para muchos usos, en especial para materiales que se verán en pantalla.

Las cámaras digitales son muy útiles para fotografía de detalle; son muy cómodas en comparación con las cámaras ordinarias. Los juguetes de las dos primeras imágenes tienen sólo unos pocos centímetros, igual que el reloj...

Ventajas que ofrece la fotografía digital.

Lo que resulta más chocante del uso que muchos hacen de estas cámaras es que las usen sólo como una especie de cámara de revelado instantáneo: obtienen las fotografías para imprimirlas directamente y ya está, a lo sumo, con algún procesado ocasional. Aunque esto es respetable, no deja de ser una ridiculez; es como creer que un congelador sirve sólo para fabricar cubitos de hielo...

Estas cámaras, de hecho, presentan una larga serie de ventajas:

  • Para empezar, no hay que revelar. La foto está disponible inmediatamente y no hay que esperar que termine un carrete, porque pueden continuar añadiéndose imágenes más adelante.
  • La cámara siempre está a punto para fotografiar, siempre que tengamos memoria o disco para guardarlas —y pilas.
  • Con una cámara que pueda transferir las imágenes a través de una conexión usb el proceso de pasar las imágenes a un ordenador es muy rápido y fácil.
  • El soporte es reutilizable y transferible directamente de una máquina a otra, o de la máquina al ordenador.
  • Evitamos el uso de un escáner, porque la imagen queda directamente digitalizada en un formato estándar (normalmente jpg —con compresión— o bmp —sin compresión.)
  • Tienen una sensibilidad luminosa muy elevada, de manera que pueden hacerse fotografías en condiciones de poca luz; en esas condiciones una cámara ordinaria requeriría una película especial.
  • Podemos elegir entre fotografiar en color, blanco y negro, sepia, negativo... sin necesidad de cambiar de película. Podemos aplicar numerosos efectos de retoque y siempre tenemos una copia a punto.
  • El número de copias que se necesiten se puede obtener al instante y de forma ilimitada, sin pérdida de calidad.

Algunas cámaras incluso permiten captar cortas secuencias de vídeo (existen también equipos de filmación digital, aunque este es ya otro tema.) El vídeo digital presenta las mismas oportunidades que las imágenes fijas por lo que respecta a posibilidades de edición y manejo.

Algunas ideas para el uso de cámaras digitales.

Hacer una composición o collage utilizando fotografías digitales es muy fácil, porque no exige complicados trucos de laboratorio, sólo un programa de retoque fotográfico (que puede ser incluso muy básico, para determinados efectos.) Podemos acceder inmediatamente a una parte determinada de la imagen sin necesidad de encargar copias.

Son ideales para reportajes de actualidad, sucesos, y obtención de imágenes que se renuevan continuamente, porque el tiempo que va desde la obtención de la imagen a su disponibilidad es casi nulo.

Estas cámaras pueden sustituir al escáner para determinados usos: por ejemplo, para preparar un catálogo online de pinturas, son ideales para fotografiar cuadros.

La macrofotografía —o al menos, fotografía de detalles— con cámara digital no requiere tantos accesorios como en la fotografía convencional: no hace falta cambiar la lente ni utilizar sistemas especiales de iluminado.