Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

El mundo del color

Los niños tienen un sentido del color mucho más espontáneo y libre que los adultos. En ocasiones es necesario volver atrás y manejar el color con la alegría de los pequeños (dibujo de Isabel, 6 años.)

Uno de los principales alicientes de utilizar los medios digitales en lugar de impresos es poder utilizar el color sin que suponga un lujo. Ciertamente, en la comunicación audiovisual, el color no es un lujo, sino una necesidad (sin renunciar, naturalmente, al blanco y negro para determinados proyectos.)

Todos los estudios sobre percepción  y comunicación evidencian que un correcto uso del color hace la información más atractiva, permite que se capte más rápidamente y mejor (con una mejor comprensión y retención.) ¿Qué es un uso correcto del color? Básicamente usarlo para una función determinada, como por ejemplo destacar selectivamente las partes esenciales del mensaje o evocar una sensación determinada (alegría, frescor, seriedad, calidad...) : el color no debe ser una simple decoración.

Connotaciones y uso del color.

Aunque el color nos rodea por todos lados y es un elemento clave en la comunicación natural —basta pensar en todas las variantes de coloración del mundo animal y vegetal— dominar su manejo en el arte o el diseño no es una tarea simple. La mejor forma de utilizarlo es de forma selectiva, para acentuar determinadas partes de la página, y evitar un caos de colores que compitan por llamar la atención.

El significado del color en comunicación es, pues, muy importante, y un uso adecuado o inadecuado pueden suponer la diferencia entre transmitir un mensaje tal como se pretende y obtener el efecto opuesto. Por este motivo es importante consultar diferentes referencias bibliográficas o de la red, para saber más sobre la importancia de la percepción del color y la forma en que conviene usarlo.

Paletas de color.

La selección de colores para un proyecto constituye una paleta, por analogía con los colores escogidos por el artista. La mejor forma de asegurar la consistencia entre los colores de diferentes imágenes o documentos es utilizar colores de una paleta compartida. Esto es fácil, porque muchos programas permiten usar unas mismas paletas. Las de los sistemas de color Pantone o Trumatch incluyen centenares de colores diferentes, y trabajando en modalidad de color de 24 bits siempre es posible definir nuevos colores, de entre más de 16 millones de posibilidades.

En los programas de diseño para la web, tanto gráficos como de html, suele utilizarse una paleta formada por 216 colores que se denomina paleta web o paleta segura para la web (websafe colours.) Estos colores se muestran por igual en cualquier plataforma, sea Mac, sea PC, incluso con tarjetas gráficas de baja resolución (las que permiten sólo color de 8 bits.) ya que este conjunto de colores son comunes a la paleta mínima de colores que muestran ambos tipos de sistema Si bien este número de colores es minúsculo en comparación con los colores de otras paletas, es más que suficiente para muchos propósitos. Y si comparamos esta cantidad con el número de colores de una caja de acuarelas o lápices de color... ¡pocos diseñadores tienen tanta variedad!

paleta
Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que estos colores de la paleta segura no son los únicos que se pueden ver en un sistema con tarjeta capaz de mostrar sólo 256 colores. Puede simularse muchos más colores mezclando puntos de los colores básicos. A simple vista el resultado es un tono continuo (al fin y al cabo, también los materiales impresos tienen colores conseguidos a base de puntos minúsculos de tinta de cuatro colores.) Estos tonos obtenidos por mezcla los prepara el mismo programa de gráficos, en el momento de guardar una imagen que contenga algún color no presente en la paleta de 256 colores del sistema. Sirva de ejemplo el gráfico adjunto. Como curiosidad, vale la pena visitar la página web del Color Mixer, una interesante aplicación Java que produce al instante una mezcla de 2 ó 3 colores de la paleta segura para simular el color que se le indique. Economía en el uso del color.

Ahora bien, tener tantos colores a su disposición no obliga a los diseñadores a usar una gran cantidad de ellos. Tienen mucho donde elegir, pero para cada proyecto, los profesionales suelen seleccionar una paleta limitada: una combinación de unos pocos colores que mantienen constantes en todo el trabajo, favoreciendo así la consistencia en el diseño general. Una de las ventajas de utilizar una paleta limitada es el hecho de que resulta simple destacar elementos del diseño con una aplicación selectiva de un color determinado. Resulta curioso que muchos diseños o pinturas que, a primera vista parecen tener colores vivos o intenso, de hecho están elaborados con una mayoría de colores neutros, y unos pocos toques de énfasis con colores más vibrantes. Por ejemplo, un cuadro pintado en casi su totalidad a base de ocres, grises, blancos y negros, aparenta ser mucho más colorido con un ligero toque de colores más vivos, como naranja más azul celeste.

Sistemas de definición del color.

Para definir los  colores con los que trabaja un programa determinado, existen tres modelos principales: color RGB, color HSV y CMYK. Además, existen sistemas comerciales de definición de colores, como el sistema Pantone. En el sistema Pantone existe una serie de colores que se obtienen mediante mezclas predeterminadas de unas tintas proporcionadas por el fabricante. Para conseguir los resultados esperados es imprescindible disponer de un libro de muestras de esos colores sobre papel satinado y papel no satinado. Los colores pantone se simulan en pantalla y tienen una equivalencia en cmyk sólamente en parte.

Muchos programas de diseño incorporan utilidades completas de gestión del color, para asegurar una correcta visualización en pantalla, y una correspondencia entre los colores del monitor y los que se imprimen, puesto que hay mucha diferencia entre los colores que aparecen de forma aditiva (por luz emitida, como en el monitor) o de forma sustractiva (a partir de luz reflejada, en materiales impresos o cualquier objeto.)

Los valores asignados a cada componente del color se miden en diferentes unidades. Es corriente asignar valores numéricos decimales (de 0 a 256) o hexadecimales (un sistema en base 16, de uso general en los programas informáticos que utiliza las cifras 0-9 y las letras A-F). Por ejemplo, un color puede ser RGB (15, 150, 256) en binario y otro color ( cF, cc, 00) en hexadecimal. Por lo que respecta a los colores de sistemas patentados, como Pantone , se definen por un número de catálogo, como por ejemplo, “Pantone 350C”. Naturalmente, éste es un color que puede obtenerse de forma más o menos fiel, con una combinación RGB, HSV o CMYK.

En el sistema RGB , el color se define en términos de luz cromática: es decir, una mezcla de luz roja, verde y azul que, en combinación, da todos los colores-luz como los de la pantalla o los focos de un escenario. Combinando los tres valores obtenemos todos los colores posibles. Un valor de (0,0,0) supone negro, el máximo valor en cada uno da luz blanca.

Otro sistema con tres parámetros para definir el color es el sistema HSV (de hue, saturation, value). Los tres parámetros están relacionados con los del sistema RGB. El tinte (hue) es el color de partida; saturación significa qué concentración tiene el pigmento y el valor supone una tonalidad más o menos oscura.

El sistema CMYK, de Cyan, Magenta, Yellow, BlacK, define los colores de forma aditiva, tal como funciona una impresora de inyección de tinta o una imprenta comercial de cuatricromía. El color resulta de la superposición o de colocar juntas gotas de tinta semitransparente, de los colores cian (un azul), magenta (un color rosa intenso), amarillo y negro. El sistema es aditivo, a diferencia de los anteriores, y aquí (0,0,0,0) es blanco puro (el blanco del papel.)

El color en pantalla e impreso es muy diferente, y la gama de colores que se puede representar es muy distinto. Los sistemas de gestión de color en pantalla permiten que al menos los colores simulados en pantalla se parezcan lo máximo a los que se obtendrán a la hora de imprimir.

Trucos para crear paletas. Importar, exportar y compartir paletas.

Un mezclador de colores tal como aparece en un típco programa de ilustración o pintura. Podemos optar por cualquiera de los sistemas RGB, CMYK, HSV e incluso otras opciones, como el diálogo de elección de colores de Windows.

Cada programa (tanto de dibujo como de pintura), tiene su propia forma de generar y administrar las paletas de color. Es frecuente que ya dispongamos de una variedad de paletas para elegir. Si aún así queremos crear colores a medida, en el caso más sencillo, aparece un mezclador de colores y se pueden definir los colores uno a uno para, a continuación, añadirlos a la paleta deseada. Más interesante es usar paletas ya preparadas, por ejemplo, a partir de una imagen que contenga colores que nos interese utilizar.

Una forma rápida de crear una paleta (con un máximo de 256 colores) es guardar una imagen en formato .GIF. Se crea automáticamente una tabla de colores (con un máximo de 256); la paleta asociada puede guardarse para cargarla a continuación al elaborar un nuevo gráfico.

Con los programas de ilustración existen utilidades semejantes: Freehand tiene un “xtra” llamado name all colours que es especialmente útil para crear una paleta a partir de una imagen. También pueden importarse al programa tablas de colores estándar de Photoshop (un fichero .ACT) Illustrator incluye un interesante filtro (creación de mosaico de color) que tiene una aplicabilidad parecida (comentamos más abajo este filtro.)

Utilización del cuentagotas de color.

Inicialmente ésta era una opción de los programas de pintura en mapa de bits, pero ahora la mayoría de programas de dibujo vectorial también incorporan esta útil herramienta, que ahorra mucho tiempo para elegir colores ya utilizados en una imagen. Por ejemplo, en Illustrator, la herramienta alterna su función entre “bote de pintura” y “cuentagotas”. Lo que hace es seleccionar el color, y pasando al bote de pintura, se aplica al objeto elegido. Para pasar de una herramienta a la otra no es necesario ir al menú o a la barra de herramientas; basta apretar la tecla Alt para alternar. En Paintshop Pro también se hace algo similar; las herramientas de dibujo alternan con el cuentagotas apretando la tecla de Control.

Mosaicos de color.

Ya hemos visto que cuando el sistema no dispone de suficientes colores para representar un gráfico, simula los colores que no puede crear en forma pura como una trama de otros colores disponibles. Existen varias formas de crear este mosaico de puntos que crea la ilusión de un tono continuo en pantalla; se pueden agrupar en dos categorías principales: tramas regulares y tramas irregulares.

Además, con los programas de dibujo y pintura existen toda una serie de posibilidades de utilizar los mosaicos de color para obtener efectos interesantes. Por ejemplo, muchos programas incluyen un filtro que simula la trama de cuatricromía que se utiliza en impresión: los tonos continuos de color son así sustituídos por una trama de puntos de los colores cian, magenta, amarillo y negro.

Otros efectos son parecidos: el efecto de mosaico o pixelizar consiste en asignar una cuadrícula de tamaño a elegir para representar la imagen.

Finalmente, una aplicación interesante de estos efectos de mosaico la encontramos en Illustrator. Uno de los filtros del programa crea un mosaico de color a partir de una imagen en mapa de bits. Lo interesante es que, a continuación, pasamos a tener un conjunto de objetos vectoriales (de forma y tamaño determinados por el usuario) y, en definitiva, una paleta de color lista para usar en el programa de dibujo.

Efectos especiales de color. La malla de degradado.

Los programas de dibujo y pintura no solamente pueden aplicar colores planos, los que dan un aspecto más bien frío, que recuerda que el trabajo está hecho en la computadora. Todas estas aplicaciones permiten crear efectos de degradado más o menos logrado. En el caso más simple, un color va fundiéndose con otro, con un aspecto similar a dos lavados de acuarela que se han aplicado uno al lado del otro cuando la pintura aún estaba húmeda. Versiones más sofisticadas del efecto ponen más colores y opciones en juego.

Tradicionalmente se ha considerado que los programas de dibujo no son capaces de crear objetos tan sutiles en su colorido como los programas de pintura en mapa de bits. Sin embargo, algo se ha solucionado con el tiempo y la incorporación de interesantes funciones en los programas de ilustración. Las versiones más recientes de los programas de dibujo vectorial CorelDraw e Illustrator presentan una fascinante herramienta, el relleno de malla, que crea una red sobre el objeto, y los colores van fundiéndose hacia cada uno de los nudos de la red. Esto permite crear efectos sutiles y muy bellos.

Cambios selectivos y globales de color.

Una ventaja añadida de manejar el color con medios digitales es la posibilidad de efectuar tantas copias como se quieran y experimentar variaciones en el color de cada una de ellas. En los programas de ilustración y pintura encontramos filtros que permiten ajustar de forma global los colores de toda la imagen o de las partes seleccionadas: desaturar, añadir un color determinado, crear una imagen con un solo color (en diferentes tonos)...

Recursos interesantes sobre el color.

Para aprender más sobre este fascinante mundo del color, existen numerosos recursos. En los libros de técnicas artísticas y manuales de diseño siempre se incluye un capítulo o varios dedicados al color.

Lo que siempre viene bien es leer un libro de arte, y ver los grandes maestros clásicos y contemporáneos del color... algunos favoritos personales como Matisse, Piero Della Francesca, Willem deKooning, Claude Monet, Paul Klee, Mark Rothko, las pinturas murales mesoamericanas, Vassili Kandinski, los expresionistas alemanes...

En la red existen algunas webs especializadas que contienen abundante información relacionada con el mundo del color, como por ejemplo Colorize. Éste es uno de los recursos más completos, e incluye enlaces a otras páginas relacionadas, tutoriales y mucho más. En la web de Corel, designer.com se están publicando una serie de muy interesantes artículos sobre el tema (The color wheel, por Gary W. Priester.)

  Armonías de color.
Más sobre el color y la forma de combinar colores en el siguiente artículo.