Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Creación de tipografías digitales

Todo usuario de ordenadores que maneje programas de diseño gráfico llega más pronto o más tarde a plantearse cuestiones sobre las "fonts" o tipografías: ¿Cómo crear una nueva fuente?  ¿Cómo modificar las que ya tenemos? ¿Seremos capaces?  ¿Es difícil?... Es evidente que las fuentes las ha dibujado alguien, con útiles de dibujo, o con el ordenador... incluso algunas están claramente basadas en escritura manual o caligráfica. Aquí tratamos estas cuestiones en un taller en dos partes; la segunda parte trata métodos más avanzados y trucos para la creación de fuentes.

Contenidos: Preparar una nueva tipografía no es difícil, de hecho: la idea es muy sencilla y el equipo necesario, muy básico. Como mucho, puede considerarse un proceso más o menos laborioso, y que requiere organizarse bien. Esta guía no pretende explicar hasta el mínimo detalle el proceso de creación de fuentes, ni cómo trabajar con los programas que pueden emplearse -que son muchos-, tan sólo es un resumen de cómo hacerlo. Para obtener resultados óptimos, es necesario aprender más detalles sobre los programas que mencionamos. El mejor punto de partida es estudiar el diagrama que explica en qué consiste todo el proceso, qué tipo de ficheros pueden manejarse, y qué programas se pueden utilizar. Existen múltiples itinerarios posibles: podemos elegir la que más convenga, o la que mejor se adapta a nuestra forma de trabajar, conocimientos y recursos.

Qué es una fuente digital

Una fuente truetype o type1 es simplemente un conjunto de dibujos vectoriales (que se pueden escalar sin pérdida de calidad: más información en nuestros artículos sobre diseño gráfico digital), guardados dentro de un fichero, con el formato [nombre_fuentet.ttf (truetype) o nombre_fuentet.pfb y .pfm (type1)]. Este fichero de la fuente contiene, además, la información necesaria para hacer corresponder cada imagen al carácter correspondiente, y también para el espaciado de los caracteres. Por tanto, crear una fuente digital se reduce a 1) hacer los dibujos y 2) Exportarlos como fichero *.ttf o *.pfb+*.pfm.
La primera parte puede llevarse a cabo con decenas de programas diferentes, pero la segunda require aplicaciones algo más especializadas. Por fortuna, un programa muy común, CorelDraw permite exportación truetype o type 1. Por este motivo, nos centraremos sobre todo en la manera que podemos crear y modificar fuentes con CorelDraw. El manual del programa incluye información detallada al respecto.

Materiales necesarios y esquema de trabajo

Aparte de los requisitos habituales para el diseño digital (naturalmente, el ordenador, los programas corrientes), necesitamos:

Un escáner: puede servir un viejo escáner en blanco y negro. Las fuentes no se crean en color: son simples imágenes vectoriales en blanco y negro. Programas auxiliares de dibujo para adquirir imágenes dentro del pc, retocarlas y prepararlas para la tipografía. Sirve incluso el Paint de Windows, pero conviene más un programa con mejores prestaciones, como PaintShop Pro, Photoshop, PhotoPaint, PhotoImpact o similares. Incluso así, basta una versión antigua del programa sirve perfectamente. Programas para convertir la imagen a vector y manipularlo. No son imprescindibles, pero pueden simplificar el proceso y permiten un mejor control. Suelen utilizarse CorelTrace o Adobe Streamline. Como programas de ilustración vectorial, los más conocidos son Corel Draw, Adobe Illustrator, Macromedia Freehand o Corel Xara; cada uno de ellos destaca en diferentes aspectos. Un programa para elaborar y guardar el fichero que constituye la fuente, bien Type 1, bien Truetype. Existen diversos programas capaces de ello, y de diferentes maneras. Desde programas de dibujo capaces de exportar gráficos como caracteres de una fuente (CorelDraw), programas especializados pero sencillos, shareware (Font creation Program, Softy), hasta auténticos estudios de creación digital (FontLab, Scanfont, Fontographer). Naturalmente, para resultados profesionales, es necesario uno de estos últimos, pero una fuente elaborada en CorelDraw o Font Creator es perfectamente válida y útil.

El gráfico que incluímos aquí es un diagrama de trabajo para la creación de fuentes. Considera casi todas las posibilidades a la hora de diseñar y crear fuentes: incluye los programas que pueden utilizarse y los tipos de fichero que intervienen. Si no tenemos muy claras las ideas, conviene estudiar este gráfico con detenimiento antes de seguir.


Puntos de partida posibles para los tipos. Primero, deben diseñarse las letras de la tipografía. Según muestra el diagrama adjunto, esto puede hacerse de diferentes maneras:
  1. Dibujar en papel, con todo tipo de útiles tradicionales: lápiz, papel, goma, tinta... puede ser, por ejemplo, una muestra de nuestra propia escritura. Cargamos a continuación la imagen en el pc utilizando el escáner.
  2. También es posible dibujar directamente en el programa de dibujo (o en el programa de creación tipográfica), bien con el ratón, bien con otros dispositivos, tales como una tableta digitalizadora. Esta opción es válida para fuentes con formas geométricas más o menos simples. La creación íntegramente digital de este tipo de fuentes permite una exactitud total: es la forma en que trabajan los profesionales al crear las mejores fuentes de texto. Naturalemente, pueden dibujar directamente en el programa de dibujo, pero utilizando una imagen escaneada como plantilla.
  3. Se puede modificar una fuente preexistente. (debemos informarnos bien, sin embargo, de cuestiones legales, copyrights y demás...) Podemos basarnos en una tipografía anterior, como base para nuestras modificaciones con cualquier método, desde tenerla como base para calcar y modificar, hasta pasarla directamente al programa de creación de fuentes para digitalizar los caracteres. Así es posible, por ejemplo, resucitar digitalmente una fuente de siglos pasados que encontremos en un antiguo libro, tal como ha hecho, por ejemplo, un equipo de la Universidad de Zaragoza con la tipografía Ibarra, del siglo XVIII -un equivalente hispano de Bodoni. Su página explica todo el proceso y es un interesante complemento de estas páginas.

Paso a paso.

Seguidamente veremos paso a paso cómo elaborar los tipos. El proceso comienza con la digitalización de una imagen de las letras o símbolos con los que queremos trabajar.

Para dibujar los símbolos... no hay mucho que explicar. Para agilizar el proceso, conviene escribir los caracteres en el orden en que están codificados.

Cómo escanear. Las instrucciones concretas dependen de cada aparato, pero una recomendación general es trabajar a resoluciones de 300dpi o inferiores y en blanco y negre (sí, aunque el magnífico escáner que tenemos sea capaz de llegar a miles de dpi y a todo color... ¡sólo conseguiríamos un fichero enorme, difícil de manejar y lleno de imperfecciones!) Es mejor dibujar caracteres grandes -hasta 4 o 5 cm. de altura y pasarlos a una resolución inferior a 300 dpi. Así se capta mejor la forma general, y se pueden descartar las irregularidades sin afectar el aspecto básico del carácter. Encontraréis más trucos sobre el manejo del escáner en la sección de Diseño gráfico. A continuación, abrimos la imagen escaneada en el programa que habitualmente utilizamos con el escáner: Photoshop, PaintShop Pro, el que sea. Ahora es el momento de retocar, eliminar puntos de suciedad, llenar las partes vacías (ved las ideas extra al pie de la página.) De todo este proceso sale un fichero de mapa de bits, BMP o TIF. Una vez todo está listo, es el momento de pasar la imagen a forma vectorial, el que definirá el fichero de la tipografía, tanto si es Type 1 como TrueType. Lo que sigue a partir de ahora depende mucho del programa que utilizamos.

Crear una fuente en CorelDraw.

Una de las cosas que más nos fascinaron de CorelDraw 3, hace ya muchos años, era su capacidad de exportar vectores como caracteres de una fuente truetype o type 1. Todas las versiones posteriores, naturalmente, mantienen este filtro de exportación que, sin embargo, falta en otras aplicaciones de dibujo pretendidamente más profesionales. No es una tarea nada complicada; sólo con un poco de base previa y una ojeada al manual se puede conseguir. Veamos... el primer paso, partiendo del punto donde lo habíamos dejado es escanear y "calcar" en forma de vector. Abrimos la imagen en el programa CorelTrace (que se incluye con CorelDraw.) Este programa convertirá nuestra letra a contornos vectoriales. Leed más sobre el proceso de vectorización en el artículo correspondiente. Un programa equivalente es Adobe Streamline, pero este debe adquirirse por separado. Una vez vectorizado -s el o los dibujos, tendremos un fichero de dibujo vectorial, AI o EPS. Ya en CorelDraw, debemos preparar una página de referencia donde colocar los caracteres para guardarlos dentro de la fuente. Conviene un tamaño al cual se puedan observar bien los detalles de los símbolos, para retocar según sea necesario y mantener la calidad de los tipos a resoluciones o tamaños grandes. Lo más recomendable es definir una página de un tamaño de 750x750 puntos (haciendo doble clic sobre un punto de la página, o accediendo a las propiedades de ésta.) En esta página (ver la imagen) colocaremos unas líneas de guía para igualar la posición de todos los caracters respecto de la línea de base y su tamaño. Una forma cómoda de situar estas líneas de referencia es escribir algunas letras de una fuente típica i escalarlas de forma que ocupen buena parte del recuadro de la página. Seguidamente, arrastramos líneas guía desde las reglas superior e izquierda de la pantalla. Con esta plantilla preparada ya se pueden dibujar o modificar los caracteres, importando los que hemos escaneado y vectorizado, o bien dibujando directamente. Con las versiones de CorelDraw que maneja casi todo el mundo seguramente podréis utilizar una página por carácter. Para simplificar las cosas, es mejor agrupar los caracteres en varios archivos de CorelDraw, puesto que más de 200 páginas en un solo archivo puede llegar a ser muy difícil de controlar. Por ejemplo, pueden separarse varios grupos siguiendo el orden del mapa de caracteres. Por ejemplo, grupos de unos veinte caracteres. Una alternativa posible es emplear una sóla página y varias capas, pasando de una a otra para ir trabajando y exportando los caracteres de la fuente. Este sistema puede funcionar incluso en la versión 3 de CorelDraw. Para que podamos trabajar con una cierta comodidad, en un momento dado debería ser visible sólo las capas de las guías, de la muestra de fuente y la actual. Importamos el fichero AI/EPS (el resultado de la vectorización) a CorelDraw, a menos que decidamos dibujar directamente. Es hora de retocar los caracteres que hagan falta. Una buena idea es eliminar todos los puntos de anclaje innecesarios. Finalmente, cada carácter deberá estar constituído por un solo símbolo u objeto , combinando las partes necesarias si es preciso (en la opción Modificar | Combinar.)

Para, finalmente, crear la fuente, en el menú Archivo | Exportar, elegimos la opción "como True Type (TTF)" Debemos asegurarnos de que sólo exportamos el carácter seleccionado viendo que hay una marca en la casilla "sólo seleccionado" que aparece en el cuadro de diálogo de exportación.


Al principio nos pedirá un nombre para la fuente y algunos detalles más (imagen sobre estas líneasa.) Basta con elegir un nombre, preferiblemente sin espacios en blanco. La casilla "fuente de símbolos" se marcará si se trata de una fuente tipo dingbats, con dibujos en las posiciones de los caracteres. A continuación, aparece un cuadro de opciones como el que tenemos aquí. Aquí asignamos el símbolo seleccionado en CorelDraw al carácter que le corresponde en la fuente, en nuestro ejemplo, el signo de exclamación.
Aceptamos y volvemos así al área de trabajo del programa. El proceso descrito se repite para cada carácter de la fuente: combinar en un solo objeto, ir a archivo | exportar... como truetype y asignar el carácter que corresponda. Sí, es verdad...¡ES TEDIOSO! Si os sirve de consuelo, Fontographer, el "Rolls Royce" de la creación tipográfica, también procede de uno en uno. De manera que es mejor tomárselo con calma. Una vez todo preparado, podemos plantearnos la creación de una fuente como un entretenimiento de un rato durante varios días seguidos. Las cosas buenas se hacen esperar. Pero al final tendremos una nueva fuente original que podremos  usar, compartir y -quien sabe- quizás vender. Para comenzar a utilizar la nueva fuente, tan sólo hará falta instalarla o activarla con el procedimiento habitual.

Programas especializados.

Naturalmente, un programa editor o creador de fuentes también puede emplearse en el retoque de una fuente creada en CorelDraw. Los controles sobre todos los aspectos finos de la tipografía son mucho mejores, como es de esperar, que el filtro básico de exportación de Draw.

En la mayoría de estos programas, aparte de tener la posibilidad de dibujar directamente los caracteres, también se puede partir de una imagen escaneada en formato TIF o BMP, que pueden convertir automáticamente a vectores, y también aceptan directamente vectores en formato AI/EPS. De manera que el punto de partida no es muy diferente del de CorelDraw. El principal problema de un programa de creación tipográfica es, tal vez, su precio. Proporcionalemnte, si uno no es un tipógrafo que los pueda aprovechar de verdad, suponen un gasto elevado (ya que no sirven para nada más que para crear fuentes. ) En comparación, un programa de gráficos como CorelDraw tiene muchas más prestaciones, incluye muchos extras y suele ser muy barato, al menos en las versiones anteriores a la más reciente. Si queremos probar alguno de estos programas os aconsejamos especialmente ScanFont, porque con él crear una nueva tipografía puede ser cuestión de, literalemnte, minutos. No hay nada como este programa. Es un paseo: se reduce a abrir el dibujo con las letras o escanearlo (se puede hacer directamente desde el programa.) Con un solo clic, ScanFont separa todos los elementos de las letras y los vectoriza. Seleccionando -individualmente o en grupo- arrastrando y soltando los signos en una ventana con las casillas para cada carácter, se genera toda la fuente automáticamente. Se guarda el fichero como truetype o type1 y - ya está. Como es de suponer, suele hacer falta retocar algunos caracteres uno a uno, pero si hemos partido de una imagen nítida y bien alineada, de hecho el resultado puede ser casi defintivo. Sorprendente: toda aquella tediosa labor hecha en unos pocos minutos... Si queréis ver algunos ejemplos de fuentes creadas en ScanFont (Honcho, Depressa, Lletera), podéis descargarlas desde aquí. Alguna no tiene el juego de caracteres completo, pero tal vez os puedan ser útiles a pesar de ser proyectos incompletos. Las fuentes más definitivas están disponibles en nuestra página de fuentes originales gratis. Si tenéis más curiosidad, y no nos extrañaría, se puede descargar una versión demo (que permite exportar cinco fuentes por máquina) desde la web de Pyrus. El mismo fabricante ofrece también  FontLab, un programa de nivel más profesional y una herramienta básica,  y TypeTool , entre otras cosas. Esta web merece una visita porque además incluye tutoriales, consejos, faq... Un programa shareware que podemos evaluar sin tantas limitaciones y que no está tampoco nada mal es el FCP -Font Creator Program . Recordad que no sólo es un "creator", también lo utilizaremos para retocar. Se puede obtener de www.high-logic.com. Tanto los productos de Pyrus como el FCP vienen con tutoriales y ayuda, excelentes en los productos de Pyrus. Seguramente os sonará el nombre de Fontographer. ¿Qué sucede con éste? Es, de hecho, el más utilizado de los programas de creación tipográfica entre los profesionales. De todos modos, no funciona con el cómodo automatismo de Scanfont... aquí se procede de carácter en carácter. Ofrece, eso sí, un grado de control enorme sobre toda la creación de la fuented. El problema es que difícilmente se puede conseguir una versión de prueba. El distribuidor del programa es Macromedia (www.macromedia.com.) Continuar: Taller avanzado de creación tipográfica