Un completo curso de diseño gráfico, ilustración, diseño web y tipografía.

Catálogos tipográficos

Los catálogos tipográficos, tanto en forma impresa como en pantalla, son algo fascinante. Podemos contemplar docenas de muestras de tipos de letra, ver sus posibles aplicaciones, imaginar su uso... para los adictos a la tipografía, echar un vistazo a la colección de fuentes es un entretenimiento en sí mismo.

Por un lado, existen los catálogos impresos o digitales que proporcionan los fabricantes; por otra parte, para tener bajo control nuestra colección, podemos crear nuestro propio muestrario. Los programas organizadores de tipografías son la mejor forma de crearlos, aunque también es posible recurrir a cualquier otra aplicación: basta con escribir el texto deseado y guardar o imprimir.

Lo ideal de un catálogo comercial, o una muestra para la pantalla, sería que incluyera la posibilidad de ampliar y reducir el texto, para ver el efecto de diferentes tamaños; poder teclear nuestro propio texto para ver la muestra. Conseguir ambas cosas es francamente difícil... veamos qué soluciones hay.

Hojas de muestra en PDF.

Esta es una solución muy extendida. Muchas fundiciones tipográficas digitales ofrecen catálogos PDF para descargar. Aunque el tamaño de estos puede ser considerable, una vez en nuestro ordenador nos permiten examinar en detalle las características de las fuentes. Normalmente, en el catálogo las fuentes están incrustadas, es decir, se ha guardado con el archivo pdf una representación del contorno vectorial de los símbolos de la fuente. Para citar un ejemplo, visitad Type-o-Tones, una fundición catalana, donde podréis obtener muestras de tipos tan conocidos como la tierna MeMima.

Catálogos interactivos online

En la mayoría de vendedores de tipografías en la web encontramos sistemas que generan automáticamente una muestra a partir del texto tecleado por el visitante. Un ejemplo: el Type Viewer de la página de Eyewire (www.eyewire.com), o el sistema Euripides de www.itcfonts.com. El sistema incluye una aplicación que genera una imagen en forma de -gif en el servidor de la compañía, a partir del texto que ha enviado el usuario, y lo devuelve al ordenador cliente. Las fuentes están instaladas, evidentemente, en el servidor.

Flash

A partir de la versión 4, Flash se ha convertido en una interesante opción para generar catálogos online. En los ficheros .swf ahora es posible añadir cuadros de texto con las fuentes incrustadas. En pocas palabras, algo mejor que el pdf, puesto que aquí el visitante puede probar cómo se ven en la fuente elegida sus propios textos. Además, el fichero flash es muy compacto y puede verse directamente en el navegador (y si no tenemos el plugin, éste es mucho más pequeño que Adobe Acrobat, el lector gratis de PDF, de manera que puede descargarse en un momento.) Dadas estas posibilidades, empiezan a proliferar por la web páginas con catálogos de fuentes en formato flash. A destacar el sitio de Glitch, donde las cualidades citadas se aprovechan al máximo. Y además, encontraremos una generosa oferta de fuentes gratis.

Otros formatos vectoriales. Cualquier fichero vectorial permitirá observar las muestras de fuentes con todo detalle y con diferentes niveles de ampliación, como si se tratara de un pdf; si no fuera posible incrustar la tipografía en el gráfico vectorial, se puede optar por convertirlo a curvas editables. Por ejemplo, se podía recurrir a esta solución con las versiones de Flash anteriores (3 o anterior.)

Utilizar otros formatos vectoriales distintos de Flash, de momento tiene poca viabilidad, dada la escasa implantación de otros formatos vectoriales. Incluir imágenes flare (.web) de Xara sería una solución comparable al pdf, pero el plugin necesario está poco difundido (puede obtenerse gratis de www.xara.com, y sólo son unos 200 kb --se baja en unos instantes.)

Con el tiempo, el formato SVG será otra alternativa a considerar. Probablemente llegue a ser un formato muy popular, reconocido directamente por los navegadores. De momento, puede encontrarse un plugin gratis en la web de Adobe (www.adobe.com/SVG), pero es bastante voluminoso (unos 2 Mb.)

Incrustación de las tipografías en la página web.

Esta posibilidad se basa en tecnologías como Weft (de Microsoft) o WebFont Maker de Bitstream. Sobre el primer sistema encontramos amplia información en las páginas de tipografía de Microsoft (www.microsoft.com/typography.) El segundo sistema funciona directamente con Netscape; para Explorer hace falta un plugin que se obtiene gratis de la misma web de Bitstream (www.bitstream.com.)

De hecho, la solución más extendida es mostrar las tipografías en formas de simples gráficos de bitmap (normalmente GIFs) enlazados a las páginas web. En parte para evitar tentaciones... es decir, evitar que los contornos incluídos en los sistemas anteriores puedan ser re-convertidos a una fuente operativa. Dado que a menudo es preciso exhibir una cantidad importante de gráficos, con las muestras de las fuentes, se recurre a diferentes soluciones para optimizar el espacio necesario.

DHTML, Java y otras soluciones

Una solución ingeniosa es recurrir a un applet de Java tal como el ImageViewer que nosotros empleamos en el Visor de Dingbats. Existen también scripts de DHTML semejantes (se pueden conseguir gratis en DynamicDrive.) Otra manera de organizar las muestras de imágenes es recurrir a un sistema de marcos (o frames). Creemos que este sistema, para las páginas web, en general presenta más inconvenientes que ventajas, pero en este caso se trata de una aplicación conveniente. En un frame lateral podemos tener la lista de los tipos de letra, mientras que en otro aparecen las imágenes de muestra, sin necesidad de ir pasando páginas. En las imágenes adjuntas (leyenda en inglés) se representan varias de las alternativas existentes para preparar un muestrario de tipografías para la web: a) a base de marcos o frames; b) Utilizando un marco interno (iframe) y c) con un script de html dinámico asociado a un formulario o bien mediante capas, que se activan o desactivan al hacer clic en un enlace de texto.